El hecho ocurrió la madrugada de ayer en la ciudadela San Pedro, ubicada en la vía Portoviejo-Manta.

El presunto autor del delito se dio a la fuga, mientras que la víctima fue llevada a la sala de emergencia del hospital Verdi Cevallos Balda, donde se encuentra internada.

Agentes de la Policía Nacional se encuentran investigando el suceso como un presunto delito de intento de femicidio.

Versión

Johana M. M., de 31 años, es la víctima. La mujer contó que pasada la media noche del sábado recibió una llamada de su exconviviente, de quien se separó hace dos meses.

El hombre le dijo que iría a buscarla a la casa y que quería verla por última vez, a lo que ella accedió para evitar que el hombre llegara a la vivienda a buscar problemas y atentara contra su familia.

“Yo estuve viviendo con él en Guayaquil, pero le insistí para venir a Portoviejo y así alejarme de él. Fue así que me quedé trabajando en el comedor de mi mamá. Los fines de semana venía él y se molestaba porque no le dedicaba tiempo”, contó.


 

Dijo que el hombre cada vez que llegaba se ponía más violento.

“Anoche (sábado) me llamó y me dijo que me quería ver por última vez; que saliera, pero que nos íbamos donde la mamá de él. Le dije que bueno, pero le pedí de favor que no me fuera a hacer daño, ya que anteriormente me había agredido y siempre me decía que me iba a cortar, me iba a hacer pedazos y me iba a botar en el río. Yo nunca lo tomaba en serio porque siempre se reía y nunca pensé que llegaría a tanto porque supuestamente me decía que me amaba”, manifestó.


 

Añadió que su expareja llegó aproximadamente a la 01h00 en un taxi.

“Cuando me subí trataba de taparme la cabeza con un buzo, pero le dije que tenía calor. Al parecer quería que el taxista no me viera la cara”, dijo.


 

Según el relato de la mujer, llegaron a la casa de la madre del presunto agresor, pero ella no se encontraba en ese lugar.

“Él dañó una puerta para poder ingresar, me di cuenta que en otra vivienda que queda atrás estaba uno de sus hermanos. Me pidió que me fuera con él a Guayaquil, pero le dije que tenía que esperar que yo terminara el trámite judicial y recuperara a mis hijos de mi primer compromiso y eso no le gustó a él”, narró.


 

La mujer manifestó que el hombre abusó sexualmente de ella. “Me quedé llorando en el colchón mientras él se fue al baño”, señaló.

Tras esto, Johana M. se quedó dormida por unos minutos. “Escuché que él respiraba fuerte y sentí que metió algo debajo del colchón. Pensé que era el celular”, mencionó.

La señora añadió que el hombre intentó ahorcarla con una cuerda y forcejearon por unos minutos hasta que sintió que perdía la conciencia.

“Le pedí que no me hiciera daño, que tengo a mis hijos; pero él cogió el cuchillo y me hirió en el cuello”, siguió la narración.


 

Al verse herida, la mujer empezó a llamar al hermano del agresor. El hombre volvió a herirla en una mano.

Los hermanos del hombre entraron a la vivienda y la auxiliaron. Uno de ellos se lo llevó a él y otro llamó a los organismos de socorro.

Hospital

La mujer agredida fue internada en la sala de emergencia del hospital Verdi Cevallos Balda, donde los médicos señalaron que recibió cuatro puñaladas en el cuello, pero no comprometieron ninguna arteria. También tenía múltiples heridas cortantes en las manos.

Los doctores indicaron que las heridas fueron suturadas y que la paciente se encuentra estable, sin embargo quedará ingresada en la casa de salud para que siga siendo valorada por los médicos durante las siguientes horas.

Fuente: El Diario