Un día como hoy tuvo lugar un hecho trascendental no solo del que sería más tarde el territorio de lo que hoy es Ecuador, sino de toda América.

San Francisco de Quito, capi­tal de Ecuador, fue fundada el 6 de diciembre de 1534 por el conquistador español Se­bastián de Benalcázar.

LA HISTORIA

Cuando lle­garon los españoles, el Im­perio Inca estaba envuelto en una guerra civil entre Ata­hualpa, su último soberano, y su hermano Huáscar.

El primero quería establecer su hegemonía desde Quito, mientras que el segundo pretendía lo mismo desde Cuzco (Perú).

Atahualpa y su ejército vencieron a Huáscar y le hicieron elegir entre vivir y quedarse con el imperio en Cuzco o morir. Huáscar, indignado por la derrota, aceptó la muerte.

ATAHUALPA NO PRE­SENTÍA LO QUE VE­NÍA

En el año 1533 Atahualpa aceptó reunirse con el ex­plorador español Francisco Pizarro, pero fue captura­do y días después asesinado por ór­denes del mismo, que decidió eje­cutarlo en la hor­ca el 26 de julio de 1533, a pesar de la entrega de un cuantioso rescate.

La conquista de los Andes fue motivada principalmen­te por el rumor de que en Quito se encontraba el teso­ro de Atahualpa.

EXPEDICIONES

Para esto se formaron dos expedicio­nes: la de Pedro de Alvarado, desde Guatemala, y la de Se­bastián de Benalcázar, pro­cedente del sur.

Benalcázar se enteró de que su compatriota Pedro de Al­varado dejaría Guatemala para avanzar hasta la zona de Quito para tomarlos en su nombre, entonces deci­dió em­prender la marcha desde San Miguel de Piura hacia el norte, para adelantarse a Alvarado y ampliar la zona de influencia de su grupo que encabezaba Francisco Pizarro.

Benalcázar fue el que consi­guió llegar primero y quien, el 6 de diciembre de 1534, fundó la ciudad de San Francisco de Quito junto a las fal­das del volcán Pichincha.

Luego de este aconteci­miento, la ciudad se encontraba en ceni­zas, ya que días antes fue incendiada por el general Rumiñahui con el objeto de que los españoles no encontraran nada a su llegada.

OTRA MIRA­DA

Cabe men­cionar que el his­toriador Ricardo Descalzi dijo que la verdadera fundación de San Francisco de Quito fue el 28 de agosto de 1534 en las cercanías de la laguna del Colta, en la provincia de Chim­borazo, no por Sebas­tián de Benalcázar, sino por Diego de Almagro. Y que fue el 6 de diciembre el día en que se llevó el acta de fundación a la actual ubi­cación de Quito, donde se inscribieron los civi­les y los soldados para asentar­se en la nueva villa.