A más de tres años del lanzamiento de su principal producción de video “The Flames of War” (Llamas de guerra), el Estado Islámico publicó hoy su secuela, “Llamas de Guerra 2” en la que se muestra el asesinato de unos 15 efectivos gubernamentales sirios, que mueren de distintas maneras a manos de los extremistas.

La grabación, de 57 minutos y cuya autenticidad no pudo ser comprobada, fue difundida por los radicales en Telegram.

El video comienza con una serie de imágenes propagandísticas del grupo en las que critica la política de EEUU y a la coalición internacional, y enseña algunas de sus operaciones en Palmira, en el este del territorio sirio, y en la península egipcia del Sinaí. Muestra a Barack Obama, Donald Trump, Vladimir Putin y se adjudica la matanza de Las Vegas.

Al final del vídeo es cuando aparecen los asesinatos de los efectivos leales al presidente sirio, Bashar al Assad.

Los primeros en ser asesinados son diez soldados que son degollados con cuchillos por combatientes yihadistas, a los que sigue otro militar sirio que es decapitado con una espada por parte de un verdugo de ISIS.

Tras estos asesinatos, los terroristas arrojan las cabezas de sus víctimas al suelo, como si fueran piedras.

Acto seguido, en otra secuencia, un uniformado sirio, que, según ISIS, es de credo ismailí (una de las ramas del chiísmo), aparece encadenado en una zona boscosa donde es quemado vivo, y después su cuerpo calcinado es arrastrado por el campo.

Por último, otros tres soldados sirios son asesinados a tiros por otros tres extremistas que abren fuego con pistolas.

A diferencia de videos de los últimos meses, este es más explícito y se regodea especialmente de los momentos sanguinarios.

Los radicales publican esta grabación cuando han sufrido fuertes pérdidas de territorio en Siria e Irak. En el caso de Siria, los yihadistas dominan actualmente solo el 3 % de la superficie del país frente a la más de la mitad del territorio que llegaron a controlar en 2015.