Así lo dio a conocer el primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-o-cha, después del exitoso rescate de los 12 menores y su entrenador de fútbol, que culminó este martes después de varios días de labores.

La revelación fue difundida este martes por el diario británico The Guardian que, citando las palabras del primer mandatario, dice que a los menores se les dieron “drogas antiansiedad”, pero aclara que en ningún momento se les dio algún tipo de anestesia.

Este fue el tuit citado por el medio británico:

El medio Insider también hizo eco de las declaraciones del primer ministro, que especificó que a los menores (de edades entre los 11 y los 16 años) se les dieron pastillas para calmar sus nervios mientras hacían el largo recorrido hasta fuera de la cueva.

El pasado 6 de julio, Business Insider recogió el testimonio de Jani Santala, un buzo finlandés que hizo parte de los socorristas, que aseguró que la forma más fácil de rescatar a los niños atrapados en la cueva era “drogándolos”.

El buzo explicó que de esa manera se podrían calmar a los miembros del equipo de fútbol que estaban dentro de la cueva y sacarlos del lugar con mayor eficiencia.

El viernes pasado en el programa ‘Today’, de BBC Radio 4, Santala dijo:

“La forma más fácil sería si los niños estuvieran casi inconscientes, no luchando contra el pánico ni nada, solo atados, con una máscara y siendo como un paquete que los buzos profesionales manejen”.


 

Además, reconoció que eso debía ser “terrorífico”, pero aseguró que con los medicamentos adecuados se podía hacer sin ningún problema. También dijo que los médicos seguramente tenían una solución para eso e indicó que, desde el punto de vista de los buzos, esa era la manera más fácil de tener éxito en la operación.

La estrategia, para júbilo de Tailandia y del mundo, tuvo éxito y culminó este martes con el rescate de los últimos niños y del entrenador, que todavía estaban atrapados. Ahora, y luego de casi 20 días sin contacto con el exterior, los recién liberados se recuperan en centros médicos locales.