Hace años, el evento de fútbol más importante del mundo puso de moda tener una gran presentación musical en su inauguración y clausura. Este año, Rusia 2018 sorprendió con la actuación del artista británico que lució una arriesgada, y costosa, pinta.

El exintegrante de Take That se robó todas las miradas en el evento y no solo porque hizo pistola ante las cámaras o porque trajo a la actualidad su icónico tema ‘Rock Dj’, sino por el diseño ‘animal print’ que llevaba puesto, una creación de la reconocida marca Givenchy.

En medio del campo de juego, el músico provocó el primer momento ‘fashionista’ de la temporada con un traje rojo, denominado por la marca como un ‘Leo Lurex Tuxedo’, que hace parte de la colección para hombres ‘Givenchy SS18’.

Pero como si su apariencia no fuera lo suficientemente llamativa, su precio lo es aún más; según la página oficial de la marca, cuesta 1,250 libras esterlinas, alrededor de 1,660 dólares.

Robbie Williams en Mundial de Rusia 2018

Robbie Williams en apertura de Mundial de Rusia 2018