Hace algunos años atrás, Marvel tomaba una decisión algo confusa: Tony Stark, el genio tecnológico que tomaría el manto de Iron Man dejaría de ser un Stark. Sí, Howard y Maria Stark no serían sus padres biológicos.

Se reveló que su madre es Amanda Armstrong, una popular estrella de rock en el universo Marvel, contactada por SHIELD como agente encubierta, que daría en adopción a Tony a poco tiempo de su nacimiento, quien se reencontró brevemente con su hijo antes de que este entrara en coma, luego de lo sucedido en Civil War II. No obstante, la historia del padre de Tony resultó un poco más compleja.

Aparentemente, el papá de Tony fue un agente de SHIELD que murió en cumplimiento de su deber; aunque esto solo era la mitad de la verdad. En realidad fue un doble agente de Hydra.

Su nombre era Jude y utilizó su posición en SHIELD para filtrar información a sus secuaces en Hydra. Amanda lo asesinó cuando todavía estaba embarazada de Tony para asegurarse de que no llevara a su hijo por el mismo camino, pero, a pesar de haberle clavado un puñal en el cuello, Jude resistió.

En Iron Man #600, Marvel anuncia el retorno de Jude, quien se descubre a sí mismo en una inesperada reunión con Amanda. El violento encuentro resulta relativamente bien gracias a la ayuda de Mary Jane Watson, asistente de Tony, quien dispara a Jude en el hombro. Desesperado, llama a los agentes de Hydra que escondía como apoyo, pero Iron Man llega a tiempo para salvar la jornada.

Qué propósito tiene Jude ahora que volvió a involucrarse en la vida de su hijo biológico permanece como incógnita. Además, este giro argumental da mucho que pensar a los fans del MCU, quienes ven una oportunidad de reformular el pasado de Tony Stark en el cine. Pero tú, ¿qué piensas al respecto?