Tras un diálogo entre los representantes de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y los árbitros, se anunció un acuerdo para cubrir los gastos de los primeros 6 meses del año, por lo que los jueces no paralizarán sus actividades como lo habían anunciado días atrás si es que no recibían una respuesta por parte de la Ecuafútbol.

El presidente de los árbitros, Luis Muentes, había manifestado que se estaba solicitando un incremento en los salarios del 2018 y no se había llegado a un acuerdo.

Muentes señaló que no habían presionado a la FEF debido a que estaba de por medio el tema de los derechos de televisión del torneo nacional, pero una vez superado aquello debían ser atendidos o paralizarían sus labores.

El gremio pedía un alza salarial del 12 por ciento, pero en la FEF apuntaban a que no había presupuesto para aceptar ese incremento.

Fuentes: El Mercurio