En incidente tuvo lugar en Sarasota, ciudad al sur de ese estado, el pasado viernes 30 de marzo cuando un reptil de más de 3 metros de largo asustó a los habitantes de una casa y tuvo que ser sacado por las autoridades locales.

Según contó la dueña de la casa, Patricia Carver, ella y su marido escucharon fuertes ruidos provenientes de la piscina, entonces su pareja se asomó por la ventana, vio la cabeza del animal y gritó: “¡Llama al 911! ¡Llama al 911!”, informó News Channel 8.

Policías llegaron rápidamente al lugar de los hechos, pero se vieron obligados a llamar a un cazador profesional para poder sacar al reptil de la piscina, indicó El País.

Al parecer, el cocodrilo entró al jardín de la casa rompiendo un protector contra los mosquitos.

Además, cuando estaban sacando al animal de la casa, el reptil dañó la puerta del carro de la familia Carver.