Esta mañana, decenas de personas llegaron a la Plaza Grande, en el Centro Histórico de Quito, para presenciar el Cambio de Guardia del Palacio de Carondelet, como todas las semanas. Pero, en esta ocasión unas 60 personas acudieron para gritar en contra del Gobierno y solicitar la liberación del exvicepresidente Jorge Glas, sentenciado por corrupción. Los manifiestantes de ubicaron en el centro de la Plaza.

Y algunos agentes policiales antimotines hicieron un cordón a su alrededor. Sin embargo, al momento de la ceremonia cívica y la entonación del Himno Nacional, los protestantes no guardaron silencio y la policía recibió la orden de desalojarlos.

Ellos se resistieron, hubo empujones y gritos a los policías.

El acto castrense fue liderado por la vicepresidenta María Alejandra Vicuña. El presidente Lenín Moreno estuvo cumpliendo actividades de despacho, según informó la Secretaría de Comunicación.

Los gritos de los manifestantes se mezclaron con otros de simpatizantes del Gobierno, quienes también acudieron a la Plaza Grande.

Y también con las consignas de un grupo de periodistas y familiares del equipo periodístico de EL COMERCIO, que fue secuestrado el lunes 26 de marzo en Mataje, Esmeraldas.

Fuente: El Mercurio