Ocho grupos operarían en la frontera, pero a los liderados por Walter Arizala, “Guacho”, se les atribuyen los ataques fronterizos.

Desde la explosión de un coche bomba en la comisaría de San Lorenzo, en Esmeraldas, donde había sido detenido antes un grupo de delincuentes presuntamente amigos de alias “Guacho”, las autoridades han señalado a Arizala como el principal sospechoso de los actos delictivos.

Al insurgente se lo conoce también como William Quiñónez y habría nacido en Limones (Ecuador) hace 27 años. Aunque señalan que es ecuatoriano, en las bases de datos del Registro Civil y del Servicio de Rentas Internas (SRI) no hay datos del insurgente.

Trayectoria

“Guacho” era comerciante hasta que fue reclutado en el 2007 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Estuvo al mando del Frente 29 y la Brigada Daniel Aldana de esa guerrilla durante diez años.

En este grupo irregular se desempeñó como jefe financiero y experto en explosivos, pero luego del acuerdo de paz decidió operar por fuera de la ley, según medios locales.

Su salida de las FARC no fue ideológica, él se convirtió en uno de los capos de la droga en esa zona. Este puesto lo consiguió luego de la detención del ecuatoriano Edison Prado Álava, alias ‘Gerald’, uno de los narcotraficantes más buscados de los últimos años y el primer manabita extraditado a Estados Unidos, donde será juzgado por narcotráfico. “Guacho” operaba bajo las órdenes de él.

Sus operaciones se concentran en las zonas aledañas a Mataje, Limones y San Lorenzo y en los corregimientos colombianos de Llorente y en las veredas de El Azúcar, Vallenato, Los Cocos, El Playón, La Aduana y Yarumal, según una publicación de El Telégrafo.

Actualmente “Guacho” sería el líder del frente insurgente conocido como el Frente Oliver Simistierra, uno de los ocho grupos subersivos que opera en la frontera.

Entrevista

En una entrevista en octubre pasado para periodistas de RNC, “Guacho” confirmó que sí perteneció a las FARC y que permaneció cuatro meses concentrado en la zona veredal del Playón, una de las 26 zonas autorizadas para la dejación de armas de la exguerrilla.

“Estuve en la zona veredal de El Playón más o menos aproximadamente cuatro meses y ahí decidí salirme por cuestiones personales y no estaba de acuerdo en lo que veía en el Gobierno”, afirmó.


 

“Guacho”, quien estaría al mando de un grupo de 250 personas, señaló en esa entrevista que no se acogió al proceso de paz por desigualdades dentro de la guerrilla.

“Nosotros no nos acogimos al proceso de paz, no era porque no estuviéramos de acuerdo, sino que hubo una desigualdad en los guerrilleros medios y la tropa. No hay una igualdad para todos, solamente los altos mandos guerrilleros son los que van a ser beneficiados”.


 

Desde el pasado 28 de enero en Ecuador se han registrado ocho ataques armados y un secuestro de tres periodistas, todos atribuidos al disidente de las FARC y ocurridos en la frontera norte con Colombia.