Luego de una reunión de más de una hora entre el subsecretario de Transporte, el secretario de Movilidad del Municipio de Quito, representantes del Servicio de Rentas Internas (SRI) y los dirigentes de los taxistas formales, el gremio anunció que las autoridades negaron los pedidos de homologación y legalización de los servicios de transporte a través de aplicación, Uber y Cabify.

Carlos Brunis, dirigente del gremio, añadió que desde octubre pasado hasta la fecha, más de 400 vehículos que prestaban servicios de transporte con esos aplicativos móviles han sido retenidos por las instancias de control.

“Las autoridades nos han ofrecido intensificar los controles ante la informalidad y realizar mesas de diálogo con nosotros para mejorar la normativa”, dijo.


 

También anunció que el número de revisiones vehiculares pasará de dos a una en el año, según resolución de la ANT.

Esta mañana, representantes de las 318 operadoras de taxis formales que trabajan en Quito se concentraron la mañana de este lunes 26 de marzo en el parque El Arbolito. Desde allí partieron marchando hacia el Ministerio de Transporte.

“Nuestros ingresos se han afectado en más del 50%. Tenemos deudas y no podemos competir con servicios sin ninguna legalidad y seguridad para el usuario”, dijo Carlos Brunis, dirigente de los taxistas.


 

El gremio pedía que se prohíba, no solo en la ciudad sino en todo el país, la operación de los aplicativos de transporte como Cabify y Uber y que se modifique la exigencia de dos revisiones por año y se vuelva a solo una.

Fernando Valdez, dirigente de taxis ejecutivos, contó que si no tienen respuestas positivas, hasta maximo el 15 de abril, se pensaría en una paralización total para el próximo 1 de mayo.

La marcha se tomó el carril sur norte de la avenida 12 de octubre, bajó por la Colón y finalmente tomó Juan León Mera hasta llegar al Ministerio de Transporte. 400 delegados entraron a una reunión privada con las autoridades de la Cartera.

Fuente: La Hora