Un menor de 13 años de edad murió tras recibir un impacto de bala. El autor habría sido su hermano de 16 años de edad.

Agentes de la Dinased y Criminalística de la Policía Nacional investigan las circunstancias en las que el adolescente fue disparado, presuntamente por su hermano también menor de edad.

Hasta el momento se estima que el disparo habría sido accidental.

El hecho se suscitó el miércoles aproximadamente a las 12h30 en el sitio El Barro, una zona rural de la parroquia Puerto Cayo del cantón Jipijapa, detalló el informe de la Policía Nacional.

El padre de los menores explicó a los uniformados que a esa hora sus hijos se dirigían a rodear un ganado y sin su permiso se llevaron el arma de fuego (escopeta), la cual, según el progenitor, tenía para cazar animales.

El hombre manifestó que en un probable cruce de manos del arma de fuego, se habría escapado un disparo que provocó la muerte inmediata del menor de 13 años.

Hasta el lugar de los hechos llegaron los agentes de la Unidad de Criminalística y de la Dinased, quienes en coordinación con el fiscal de turno realizaron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron hasta el centro forense de Manta para que le practicaran la autopsia.

Los uniformados también realizaron el aislamiento del menor de edad acusado del hecho de sangre y lo trasladaron hasta Jipijapa.

Ayer las autoridades judiciales tenían previsto efectuar la audiencia de flagrancia en contra del adolescente.

Los restos mortales del menor de edad fueron retirados por sus familiares desde el centro forense de Manta y trasladados hacia el sitio El Barro, donde serán velados.

Se tiene previsto que hoy el cadáver sea sepultado en el cementerio de la localidad.

Los policías aseguraron que el caso está en proceso de investigación.

Fuente: El Diario