El lamentable hecho ocurrió en una vivienda del estado de Mississippi, al sur de Estados Unidos, en la tarde de este sábado y luego de que los dos hermanitos discutieran por el uso del aparato tecnológico.

La tragedia se produjo cuando la niña se negó a renunciar a terminar el juego y prestarle el control a su hermano menor, señaló el alguacil del condado de Monroe, Cecil Cantrell, según los informes.

Luego de la pelea, el niño habría buscado un arma de fuego y disparó contra su hermana alcanzándola en la parte posterior de la cabeza.

La bala perforó el cerebro de la adolescente, que fue trasladada en estado crítico a un hospital en Memphis, Tennessee, donde murió este domingo en la mañana.

Después del suceso se puso en marcha una investigación para determinar cómo el niño tuvo acceso a un arma de fuego y en qué medida fue consciente del peligro.

Esta clase de accidentes no son raros en Estados Unidos, donde el debate sobre el control de armas en manos de la población continúa, especialmente por repetidos y trágicos tiroteos en centros de estudio.

Fuente: Pulzo