Es la compra más cara en la historia de Independiente. Con esa carta de presentación llegó Fernando Gaibor a la Argentina. Ecuatoriano, de 26 años, no llega al metro ochenta de estatura, diestro, muy habilidoso, con la 10 siempre en su espalda y un pasado exitoso en el Emelec que lo hizo pegar el salto a la selección de su país.

Ariel Holan quería un enganche y el Rojo desembolsó 4,2 millones de dólares por el 70 por ciento del pase del ecuatoriano, que por ahora jugó poco y nada. ¿Por qué? Parte de la explicación aparece fuera de la cancha.

“Recién se está adaptando al fútbol argentino y a Independiente. Recién se instaló esta semana con la familia acá, recién está en su casa y uno a veces pierde la noción de que el futbolista es un ser humano antes de ser un deportista de elite. Todas las cuestiones familiares, cuando alguien viene de tan lejos, inciden en la tranquilidad y en poder adaptarse”, remarcó Holan tras el triunfo en la Copa Libertadores por 1-0 frente a Millonarios, de Colombia.


 

Pero esa introducción del entrenador escondía una historia más cruda.

“Hace unos días, por el peaje de Dock Sud, lo paró la policía porque pensaba que estaba robando. Iba en un taxi, le cruzaron un auto, lo hicieron bajar y lo palparon de armas”, reveló Holan.


 

Y sumó otra “perlita” de la vivencia del ecuatoriano en nuestro país:

“Esa fue una, pero hubo más. Después fue a una concesionaria de autos con un amigo ecuatoriano que es moreno y cuando pidieron el precio de uno de los coches no se los quisieron dar porque decían que no tenían plata para comprarlo. Todas estas cuestiones que no salen a la luz son muy importantes en la adaptación de un futbolista a un club nuevo y a un país nuevo”.


 

Fuente: Clarin