Igor Alexéyev prendió el televisor y se fijó en un informe sobre un operativo policial en la ciudad de Ufa (Rusia). El hombre se sorprendió al ver que las autoridades estaban arrestando a su esposa, María Lusnikova, por vender su cuerpo en un burdel.

El empresario y exbanquero decidió investigar más a fondo y buscó anuncios publicitarios de servicios sexuales en internet. En la mayoría de ellos encontró a su esposa, informó el canal ruso REN.

Igor aseguró a ese medio que la mujer cobraba 15.000 rublos (260 dólares) por una noche, entre 6.000 y 7.000 (100 – 120 dólares) por 3 horas o 3.000 rublos (55 dólares) por una hora.

El hombre, que duró 8 años casado con María, le pidió el divorcio y se dirigió a un juzgado para solicitar la custodia de su hija, de 6 años. En el tribunal revisaron los avisos donde la mujer aparecía ofreciendo sus servicios sexuales y dejaron que la niña se quedara con Igor, indicó el medio.

María también habló con el canal y manifestó que todo era culpa de su esposo porque no le pudo dar la lujosa vida que ella quería. Ella señaló que Igor le había prometido “montañas de oro” y como no vio nada de eso, buscó la manera de hacer dinero. Actualmente, el hombre no deja que la mujer vea a la menor.