Con un decreto el expresidente Rafael Correa habría modi­ficado el cálculo de la deuda externa en relación al Producto Interno Bruto (PIB).

Así lo dio a conocer el con­tralor subrogante Pablo Celi, tras presentar el bo­rrador de un examen es­pecial realizado al último período del gobierno de Correa (2012-2017).

“El Decreto 1218 estableció un mecanismo de cálculo de la relación entre la deu­da y el PIB que no está pre­visto en la ley, ni siquiera en el Código reglamenta­do”, explicó Celi.


 

Según la Constitución, el límite de la deuda externa no puede sobrepasar el 40% del PIB. El análisis del contralor establece que la relación entre la deuda y el PIB es del 67%.

En estas condiciones, dijo, el cálculo de la relación en­tre la deuda y el monto to­tal del PIB se vio reducido.

“Para cuando el Decreto fue firmado, la relación se aproximaba al 39,7%, es decir muy próximo al lí­mite legal, con el Decreto Ejecutivo esta relación se redujo a un 27%, lo que significó que se dejó de considerar gran parte de la deuda interna en la esta­dística”, anunció.


 

Celi expuso que antes del Decreto la deuda era de $12.400 millones, pero con la aplicación del Decreto se redujo, en diciembre del 2016, a $ 1.131 millones; y en mayo del 2016 a $974 millones. “Es decir, $11 mil millones dejaron de consi­derarse en estadística de la deuda”, afirmó.

Con respecto a las preven­tas petroleras, manifestó que tampoco formó parte de la estadística de la deu­da del anterior Gobierno.

ANÁLISIS

El analista económico Walter Spurrier recordó que el Gobierno central tenía el control ab­soluto de todos los organis­mos del Estado.

Al tener Correa todos los poderes fue la prensa la que se vio obligada a ac­tuar, que a la vez se vio impedida por una ley mor­daza que detuvo las inves­tigaciones, detalló.

A criterio de Spurrier, se fiscalizaba desde el ámbito de la opinión pública, pero era una voz débil compara­do con la enorme maqui­naria de publicidad estatal, como las intervenciones de las sabatinas.

Argumentó que el límite de la deuda era responsa­bilidad de la Contraloría, Fiscalía, Asamblea, orga­nismos del Ejecutivo que tienen que ver con estas operaciones y que debie­ron fiscalizar.

Spurrier recomendó rene­gociar la deuda, accedien­do a créditos a largo plazo con organismos como el Fondo Monetario Interna­cional (FMI), Banco Mun­dial (BM), Banco Interame­ricano de Desarrollo (BID) y Corporación Andina de Fomento (CAF), a más ba­jos intereses.

“A medida que se vaya ha­ciendo el ajuste, se debe reducir el gasto público, creando un mejor entorno para las empresas priva­das que traigan inversión. Pagar con importaciones o créditos”, acotó.


 

Para ello, según el analista, debe haber un plan econó­mico realista que permita salir de esta emergencia de endeudamiento y que sea viable.