Una madre de familia que trabajaba realizando la limpieza en la casa de un vecino en el sector de Monte Sinaí, Guayaquil, se llevó a su hogar un frasco de un supuesto jarabe vitamínico, sin consultar al dueño qué es lo que en realidad contenía.

La mujer hizo que sus hijos tomen el contenido del frasco sin saber que era una sustancia preparada que el propietario de la vivienda en la que laboraba la mujer tenía para curarse las piernas.

El producto era una mezcla de algunas drogas y diluyente. Dos horas después de ingerir el contenido los pequeños presentaron síntomas de malestar e incluso convulsiones. Los niños tuvieron que ser llevados al Hospital Universitario, donde murió uno de los hijos de la mujer, el tercero de los cuatro hermanos, un infante de 10 años.

Los otros tres pequeños se encuentran bajo vigilancia médica y su estado es muy delicado. Tras el suceso, la madre fue detenida para investigaciones.

Fuente: EL Mercurio