El hecho se presentó en Cajamarca, Perú, y quedó registrado en un video que se viralizó con las horas a través de diferentes redes sociales. La mujer fue respaldada por otros miembros de la comunidad campesina de esa localidad.

El número de latigazos no fue casualidad. La versión entregada por la mujer a medios locales sostiene que su esposo le propinó 21 patadas en su cuerpo y por eso decidió, con el apoyo de otros campesinos, reprenderlo de manera similar, con una práctica (dar latigazos) que puede llegar a ser usual entre esas comunidades peruanas.

La persona que grabó el video expresó su malestar con el reprendido y le gritó:

“¿Le vas a seguir pegando a tu mujer? […] No se agrede a una mujer, no se pega a una mujer”.


 

A continuación, las imágenes en las que se puede apreciar a la campesina dándole los latigazos a su esposo.