Robbie Williams ha decidido sincerarse públicamente. Tras relatar el fuerte episodio que vivió a finales del año pasado y en el que llegó a temer por su vida, el cantante británico ha contado ahora los problemas mentales con los que tiene que convivir, las sensaciones a las que debe enfrentarse y lo que afecta a su carrera musical.

“Tengo una enfermedad que quiere matarme y está en mi cabeza, así que tengo que protegerme de eso”, ha explicado Williams en una entrevista al diario británico The Sun en la que detella los problemas que le acarrea la ansiedad neurótica que padece y que ya confesó en Reveal, su biografía.

“Afortunada y desafortunadamente, si me limito a mis propios recursos, tiendo a sabotearlo todo”, ha narrado Williams, que explica que dicha enfermedad a veces le ayuda a la hora de subir al escenario y en otras le abruma.

“La mayoría de las veces soy humano y tengo una experiencia humana, por lo que trato de lidiar con las pruebas y tribulaciones de lo que sucede en mi cabeza”.


 

Williams confesó el año pasado que desde el grave episodio que sufrió ha cambiado su vida. “Me ha enseñado que tengo 43 años y no 23”, explicó entonces, asegurando que se sentía obligado a cuidar mejor su cuerpo y su mente.