Asunción López Flores fue asesinada en el portal de una casa en el barrio Miraflores, de Manta, frente a tres niños que estaba cuidando.

La muerte se produjo a raíz de una discusión que tuvo con su pareja sentimental, informó la fiscal Gínger Mesías.

Primero hubo insultos, luego golpes y al final la mujer fue atacada con un cuchillo de 18 centímetros.

Este femicidio se produjo ayer, a las 06h00, en la calle Venezuela y avenida Primero de Enero, en el barrio Miraflores.

La mujer de 34 años recibió cuatro puñaladas en el corazón y el último cuchillazo se lo dieron en las costillas. Su muerte fue inmediata, se informó.

Mesías sostuvo que luego del atentado, Luis M. intentó suicidarse con el mismo cuchillo con que habría apuñalado a su pareja. Luego el hombre lanzó el cuchillo a la vereda, se acostó junto al cadáver de su pareja y la mantuvo abrazada por más de dos horas mientras le pedía perdón.

Los testigos llamaron a los paramédicos del Cuerpo de Bomberos y aunque intentaron darle los primeros auxilios, el hombre de 42 años se oponía a que revisaran sus heridas.

La Policía informó que el presunto asesino no quería que lo atendieran porque su intención era morir junto a su pareja.

Luego los agentes de la Unidad de Criminalística acordonaron la escena del crimen con cinta de seguridad y ubicaron al sospechoso en una camilla para subirlo a una ambulancia.

Al final lo trasladaron al hospital Rafael Rodríguez Zambrano.

“El sospechoso permanece en el área de Emergencias en calidad de retenido. En la escena del crimen hallamos el arma homicida que es la prueba esencial que tenemos por la investigación del femicidio”, expresó la fiscal.


 

El presunto asesino presenta tres heridas: una en el pecho, otra en las costillas y la última en el abdomen. Ahora está fuera de peligro, y mientras permanezca en el hospital tendrá resguardo policial de forma permanente, precisó la fiscal.

Los niños

Los tres niños que vieron el crimen de Asunción López Flores eran sus hijastros.

La mujer los estaba cuidando porque habían llegado a pasar las vacaciones escolares con su padre, informó la Policía.

Los niños fueron llevados a la Policía de Menores, donde rindieron un testimonio y luego los trasladaron al Departamento de Psicología de la Fiscalía, donde recibieron una charla. Ellos ingresarán a un tratamiento psicológico para evitar que sufran posibles traumas, se informó.

Fuente: El Diario