Un joven DJ que había sido contratado para amenizar una fiesta familiar fue testigo de un inusual incidente, ya que tuvo como protagonista a un hombre que se pasó de copas y que se puso a discutir con su propio reflejo.

Según reveló el joven DJ, la fiesta se desarrollaba con normalidad y todos los presentes estaban pasándola muy bien, ya que había abundante comida y los organizadores estaban obsequiando cerveza, vino, entre otros licores.

Sin embargo, cuando ya era de madrugada, todos empezaron a actuar distinto, producto del alcohol; sin embargo, no era nada del otro mundo, hasta que vio a un hombre que le llamó mucho la atención.

Resulta que este sujeto, en evidente estado de ebriedad, comenzó a discutir solo, al menos eso parecía, hasta que notó que a su lado había un gigantesco espejo, al cual le estaba diciendo todo tipo de cosas.

Al final del video, se puede observar cómo uno de los organizadores de la fiesta se da cuenta que el hombre esta haciendo el ridículo y lo llama para calmar sus ánimos.