Los que vieron aparecer la mano por el hueco quedaron impactados. La formación estaba detenida y el hombre parecía atrapado. Muchos creyeron que estaba gravemente herido.

Shon Mogharabi, que filmó la escena, contó el horror que sintió al ver lo sucedido. “El tren lo golpeó y se zambulló debajo de la plataforma. Todos se dieron vuelta pensando que había muerto. Fue terrible”, le dijo al New York Post.

Sin embargo, la primera señal de que la situación estaba lejos de ser tan dramática es que, entre los dedos de esa mano que se movía, asomaba un cigarrillo. Todo quedó más claro minutos después, cuando aparecieron los bomberos.

Ningún rescate fue necesario, porque el hombre pudo salir sin problemas por el frente del tren. Sin ningún rasguño, empezó a juntar la basura que estaba en las vías. Hasta arrojó una botella contra la formación.

El sujeto estaba completamente intoxicado. Si bien pudo subir al andén por sus propios medios, actuaba de manera errática, y le costaba mantener el equilibrio.

Los bomberos trataron de asistirlo, pero se resistió. No obstante, paramédicos lo llevaron hasta el Hospital Bellevue, donde se aseguraron de que no estuviera lastimado.