El pequeño Bogdan se levantó de la cama en la noche, abrió la puerta de su casa, ubicada en la aldea de Yaga (distrito de Uzhursky), y salió a la calle, donde la temperatura era de 20 grados centígrados bajo cero.

El menor salió sin calzado y con una pijama liviana. María, su mamá, aseguró a The Siberian Times que ella solo se percató de su ausencia hacia las 6 de la mañana, cuando se despertó. Al ver que su hijo no estaba en la casa, salió a buscarlo.

La mujer, de 27 años, indicó al medio que tan pronto abrió la puerta vio las huellas de su hijo. Estas se dirigían hacia la casa de un vecino, donde finalmente fue hallado su cuerpo sin vida.

De acuerdo con el sitio de noticias, el niño ya había caminado sonámbulo por fuera de la casa; sin embargo, en esas ocasiones lo hizo cuando Rusia estaba en verano.

Las autoridades ya iniciaron una investigación ante esta trágica muerte, pues quedan algunas dudas alrededor del hecho. Por ejemplo, ¿cómo pudo el niño salir tan fácilmente de su casa? y ¿por qué la mamá no tuvo mayor cuidado con su hijo si él ya había caminado sonámbulo por fuera de la casa?.